Maestros Gnósticos del siglo XX

Un maestro es alguien que domina un área determinada de la vida o del saber; tanto es así que adquiere el derecho de poder enseñar a aquellos que aún no tienen ese dominio.

Esta definición elemental de «maestro» también se aplica a la Gnosis. Pero dado que este conocimiento es tan vasto y elevado, el término «Maestro Gnóstico» es muy exigente …

 Cuando una persona, hombre o mujer, se fusiona con su Ser interior, se dice que esta persona se auto-realiza. Sólo entonces podríamos llamar a esta persona Maestra o Maestro Gnóstico, ya que conoce el camino y la forma de auto-realizarse.

Es por eso que a lo largo de la historia ha habido algunos Maestros que han enseñado a la humanidad no solo a través de la Palabra, sino también con su ejemplo de vida.

Debemos saber que existen varios grados de Maestros. Para citar a algunos de los más exaltados: Buda, Hermes Trismegisto, Quetzalcóatl, Jesús, Mahoma y Moisés, entre otros. Podemos ver que éstos son grandes profetas, por lo que son Maestros con un enorme grado de despertar espiritual.

En cada época de la humanidad, estos Maestros han estado presentes para ayudarnos y orientarnos en el trabajo interior que cada uno de nosotros puede hacer para que un día nosotros también nos convirtamos en Maestros de la Vida.

Con respecto a las instituciones gnósticas contemporáneas, nos limitaremos a nombrar dos grandes Maestros que desempeñaron un papel muy importante para que hoy podamos tener acceso a una enseñanza clara, pura y simple para llegar a nuestra propia auto-realización.

Estos Maestros son: Samael Aun Weor, fundador de las instituciones gnósticas contemporáneas, y Lakhsmi, restaurador de estas instituciones; así como sus esposas, Litelantes y Luz Alba, respectivamente.

Se dice que el árbol se conoce por sus frutos. Dado que estos Maestros han dedicado sus vidas a servir a la humanidad, a iluminar el camino de aquellos que buscan la Sabiduría (con más de 70 libros escritos por cada uno, renunciando a los derechos de autor) y a mostrar la Gnosis como ejemplo en su vida como una enseñanza de la Conciencia, cualquier persona que estudie la vida de estos dos Maestros no dudará en reconocerlos como tal.

Nunca buscaron dinero, gloria o poder. Lo único que quieren es que cada ser humano que busca desde el fondo de su corazón unirse con su principio real y eterno (el Ser) pueda hacerlo…