Conocimiento Interior

La palabra Gnosis, aunque significa «conocimiento», no es una palabra cualquiera. Es un conocimiento muy especial, ya que no se encuentra en los libros. Lo que podemos encontrar en los libros son claves o enseñanzas que nos permiten hacer salir la Gnosis de nuestro interior, es decir, la auto-Gnosis.

 

“La razón de ser del Ser es el mismo Ser”. Sólo el Ser puede conocerse a sí mismo. El Ser se auto conoce en la Gnosis. El Autoconocimiento del Ser es un movimiento suprarracional que depende de él mismo y nada tiene que ver con el intelectualismo.

Conocerse a sí mismo es haber logrado la identificación con su propio Ser Divinal. Saberse idéntico con su propio Pneuma o Espíritu, experimentar directamente la identificación entre lo conocido y lo cognoscente, es eso que podemos y debemos definir como Autognosis. «

 

Auto-Conocimiento, Auto-Gnosis, implica la aniquilación del Yo como trabajo previo, urgente, impostergable.

El Yo, el Ego, está compuesto por sumas y restas de elementos subjetivos, inhumanos, bestiales, que incuestionablemente tienen un principio y un fin.

La Esencia, la Conciencia, embutida, embotellada, enfrascada entre los diversos elementos que constituyen el mí mismo, el Ego, desafortunadamente se procesa dolorosamente en virtud de su propio condicionamiento.

Disolviendo al Yo, la Esencia, la Conciencia, despierta, se ilumina, se libera, entonces deviene como consecuencia o corolario el Auto- Conocimiento, la Auto-Gnosis.

La Revelación Gnóstica es siempre inmediata, directa, intuitiva; excluye radicalmente a las operaciones intelectuales de tipo subjetivo y nada tiene que ver con la experiencia y ensamble de datos fundamentalmente sensoriales.

La Gnóstica Experiencia permite al sincero devoto saberse y Autorrealizarse íntegramente. Entiéndase por Auto-Realización el armonioso desarrollo de todas las infinitas posibilidades humanas. «